Baja la velocidad a la hora de comer

Uno de mis peores hábitos, y que fue muy difícil de romper, era el de comer demasiado rápido. Ya sea por siempre tener prisa o por costumbre, siempre terminaba de comer más rápido de lo que tardaba en servirme. Muchos tenemos este hábito, y es seguro que nunca nos ponemos a pensar que comer de prisa no nos ayuda a satisfacer nuestro apetito ni a estar saludables. Por el contrario, tomarnos el tiempo de saborear la comida es muy beneficioso.

¿Sabías que si comes despacio, comes menos? El hecho es que una vez que empiezas a comer, tu cerebro tarda 20 minutos en enviar la señal de plenitud al resto del cuerpo. Por lo tanto, si te tardas 20 minutos en comer un plato, ya no sentirás el impulso de servirte más comida. Sin embargo, si te devoras tu porción en menos de cinco minutos, sentirás la necesidad de buscar más alimento. Esto funciona incluso si decides darte el lujo de comer una rebanada de pastel. Si eres capaz de tomarte tu tiempo al comer esa rebanada, no será necesario comerte otra. ¡Es algo muy sencillo, pero que hace una gran diferencia!

lleno

Es cierto que comer despacio no es fácil de lograr. Tendrás que entrenar tu mente para hacerlo. En otro post hablamos de que los antojos están en tu mente y no en tu estómago. Así también funciona si quieres comer más despacio. Necesitarás un poco de fuerza de voluntad al principio, pero los resultados valen la pena. Estas sugerencias son útiles si quieres disminuir tu velocidad al comer:

1. Pon tu lugar, con mantel, cubiertos y platos, y siéntate a la mesa. Realiza todo el ritual aunque solo vayas a comer un bocadillo. Muchas veces, por prisa, ya no utilizamos cubiertos o platos y consumimos la comida directamente del empaque. Esto hace que no nos demos cuenta si estamos consumiendo una porción demasiado grande. En cambio, si vemos la comida en el plato, podremos juzgar si la cantidad es adecuada o excesiva.

2. Toma tu cubierto y parte el alimento en trozos pequeños. Llévate uno a la boca y suelta el cubierto. Mastica el bocado con tranquilidad para que puedas saborear la comida. Verás que así la disfrutas más que si devoras todo en diez segundos.

3. Apaga la televisión, el celular y la tablet a la hora de comer. Si te distraes con cualquiera de estos artefactos, ya no tendrás consciencia de qué estás comiendo ni en qué cantidad. Es mejor disfrutar de la compañía de otra persona que dejarse hipnotizar por el celular o la televisión.

4. No pongas las ollas de comida en la mesa. Déjalas en la estufa. Así no será fácil servirse de nuevo. Lo único que sí tiene permiso de estar en la mesa es la ensalada.

5. Si a la hora de comer siempre sientes que ya te mueres de hambre, entonces el problema son tus horarios de comida. Procura comer algo sano cada tres o cuatro horas. Por ejemplo, puedes comer una fruta y un puñado de nueces a media mañana y así no tendrás tanta hambre a la hora de comer. También es importante que tomes mucha agua a lo largo del día y antes de cada comida. Esto te ayudará a sentirte llena.

¿Qué te parece si adoptas el reto de comer más despacio a partir de hoy? ¡Si lo intentas, dime cómo te fue!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s