Cómo le hago para hacer ejercicio en mi casa

¡Saludos, mamás ocupadas!

Ya que algunas de ustedes me lo han preguntado, hoy les voy a hablar acerca de cómo ejercitarse sin salir de casa. Como ya les he contado en otros posts, yo me las arreglé para bajar la barriga postparto sin ir al gym y sin tomar ningún producto de dieta. Bueno, no es que yo tenga el cuerpo de Kim Kardashian o de Beyoncé, pero tampoco parece que se me quedó otro niño atorado en la barriga. De todas formas, aunque yo no sea mamá glamorosa, les digo que sí es posible ejercitarse en casa. Les contaré como le hago yo.

kim-kardashian-before-plastic-surgery

¿Por qué hago ejercicio en casa?

Lo que sucede es que odio los gimnasios. En primer lugar, tendría que trasladar mi humanidad hacia allá y eso atrae toda una serie de complicaciones, como en dónde dejo a mi bebé y que hay que lidiar con el tráfico de la ciudad. Entonces, quedarme una hora en el gimnasio significa otra hora aparte para traslados y preparativos. Y no eso no es atractivo. Aparte, claro, está el costo de la mensualidad, el cual me duele el codo pagar. Por último, está mi tendencia antisocial, la cual me hace evitar cualquier lugar en donde tenga que convivir con el sudor ajeno.

Es cierto que ir al gimnasio tiene muchas ventajas. Por ejemplo, tienes la opción de tomar una o varias clases distintas con las amigas y así no te aburre el ejercicio. También cuentas con la asesoría profesional de un entrenador, la cual es invaluable. Además, el simple hecho de que tienes que pagar una mensualidad te obliga a seguir ejercitándote. Sin embargo, aún así yo prefiero quedarme en casa.

cropped-befunky_fitness1.jpg

No es cuestión de tener tiempo, sino de darse tiempo.

Yo no tengo tiempo libre, eso es cierto. ¡Ninguna mamá ocupada lo tiene! La falta de tiempo siempre es la razón por la cual muchas mamás no pueden hacer ejercicio. Pero, chicas, como decía Einstein, el tiempo es relativo. Después de todo, si una misma no se dedica tiempo, a nadie más le va a importar. ¡El chiste es darse ese tiempo! Fíjense que durante un tiempo, me levantaba a las 5:00 de la mañana para poder hacer mi rutina antes de que llegara la hora de prepararse para la escuela y el trabajo. Era horrible, lo sé, pero esa era mi única opción en ese entonces. Ahora, tengo que elegir cualquier otro horario en medio de la lista de quehaceres. Si no tengo tiempo en la mañana, a veces aprovecho las tardes, o las noches, o cuando pueda. Si veo una oportunidad durante el día, la tomo. ¡No me importa que los trastes sucios se queden esperando! El chiste es no dejar pasar el día sin mover los músculos. Pienso que si soy capaz de darme un tiempo para estar en las redes sociales, puedo darme tiempo para ejercitarme. Además, no es necesario hacer ejercicio durante horas. A mí me basta con treinta minutos, o veinte, o por lo menos quince. ¿Quién no tiene quince minutos disponibles?

Esta es una rutina que puedes hacer en menos de 10 minutos: http://wp.me/p5LYMP-4h

Empieza con lo que ya tengas a la mano.

Cuando empecé con lo del ejercicio, lo único que se me ocurrió fue ponerme a bailar con un video juego de mis hijos. Después, fui aprendiendo nuevas rutinas con videos en DVD y en YouTube. Honestamente, para moverte no necesitas nada más que ropa cómoda, zapatos tenis y lo que tengas al alcance. No es necesario gastar en comprar atuendos especiales ni equipo caro. Incluso, hoy en día existen muchos recursos al alcance de todos. Si no sabes por dónde empezar, te recomiendo los canales de YouTube de Patry Jordan https://www.youtube.com/user/gymvirtual y Elena Malova https://www.youtube.com/user/MalovaElena. Estas chicas tienen muchas rutinas muy buenas y para todos los niveles. Lo único que debes recordar es que, para quemar la grasa, debes elevar tu ritmo cardíaco. Es decir, si puedes platicar mientras haces tu rutina, entonces no está funcionando. ¡No tengas miedo de subir la intensidad!

Este es un ejemplo de la rutina que hago. No necesitas ningún equipo especial y terminas en menos de 30 minutos: http://wp.me/p5LYMP-19

BeFunky_fitness.jpg

El problema con los niños

Los hijos muchas veces no nos ayudan, sino todo lo contrario. Como mamás, lo saben muy bien. ¡No nos dejan ni siquiera ir al baño! En especial, es complicado cuando los niños son muy pequeños, ya que requieren de constante atención. Cuando mi bebé era pequeña, esperaba la hora de su siesta para ejercitarme, o a veces la ponía en una sillita o un corralito. Después, se me ocurrió ponerla dentro de un canguro y hacer ejercicio con todo y bebé. El peso adicional resultó ser un buen entrenamiento para mí y a la bebé le gustaba el bamboleo. Lo mejor es cuando ya puedes incluir a los niños en tu rutina. Antes, mi bebé simplemente me observaba. Ahora que ella ya es más grande, está acostumbrada a que mamá tiene un horario de ejercicio, y ella lo ve como un juego. Le gusta imitar mis movimientos, baila con la música que pongo y en ocasiones todavía la utilizo dentro de mi rutina. ¡Es mi mejor compañera!

Esta es mi rutina con mi bebita: http://wp.me/p5LYMP-53

M1

La dosis de motivación

Puede suceder que ya tengas tu horario, un corralito para el bebé, unos pants, unos tenis y una rutina en YouTube, y aún así te falta dar el primer paso, es decir, empezar. ¡A veces, a mí me pasa lo mismo! La verdad es que la parte más difícil de ejercitarse en casa es que requieres de mucha voluntad y perseverancia. Como ya dije, puede ser más fácil obligarte a ir al gimnasio solo por ver a las amigas o por el simple hecho de desquitar la mensualidad. El problema es cuando decides quedarte en casa y entonces no tienes que pagar nada y no tienes que responder ante nadie. En este caso, solo dependes tu propia voluntad para mover tu cuerpo, y yo sé que a veces la dichosa voluntad no hace acto de presencia. Lo que yo hago es que me pongo mi ropa de ejercicio en cuanto me levanto, de esa forma me recuerdo que tengo que hacer la rutina para poder bañarme y vestirme con ropa decente. También te puedes poner un recordatorio en el celular, o decirle a tus hijos que te recuerden que tienes que hacer ejercicio. ¡Créeme que a ellos no se les va a olvidar! También me gusta escuchar música con mis rutinas. ¡Para mí, eso es básico! Pero si descubres que al otro día de empezar ya no tienes ganas de continuar, te diré que eso es completamente normal. Eso de motivarse es como bañarse, tienes que hacerlo diario. Depende de ti seguir dando pasos y no detenerte.

M1

Hay que poner esfuerzo, no pretextos

Ejercitarse en casa fue la solución ideal para mí, pero cada quien es diferente. Si te parece que estando en casa no tienes la suficiente voluntad para comprometerte, entonces inscríbete en un gimnasio. Ahí tendrás más apoyo para lograr tus metas. Por otro lado, si no quieres o no puedes hacerlo, entonces tendrás que motivarte mucho para ponerte en forma y bajar de peso sin salir de tu casa. Puede ser que tu voluntad aún sea débil, pero la voluntad es como un músculo, entre más la utilices, más fuerte se vuelve. Al fin y al cabo, no importa cómo lo hagas, lo importante es empezar a moverte. ¡Te aseguro que de eso no te vas a arrepentir nunca!

Si necesitas ideas, te invito a que sigas alguno de mis retos semanales. A mí me sirven mucho para mantenerme motivada y tal vez a ti te sirvan para empezar. Este es uno de ellos: http://wp.me/p5LYMP-6U

M1

¿Y tú ? ¿Prefieres ejercitarte en casa o ir al gimnasio?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s