¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

¡Hola! ¿Te ha pasado que por más ejercicio que hagas, no notas la diferencia? ¡Uf! Puede ser que lleves semanas, meses o años haciendo ejercicio sin obtener beneficio alguno. ¿Por qué? ¿Estarás haciendo algo mal? ¡Seguro que sí! Ya te explico lo que sucede.

¿Por quéhago ejercicioy noadelgazo-

Clic para compartir en Twitter

¡Suscríbete para recibir más tips de dieta y ejercicio!

Si ya llevas tiempo haciendo ejercicio y no notas la diferencia, es porque estás haciendo algo mal. ¡Así es! A mí ya me ha pasado. Es decepcionante invertir tiempo y esfuerzo en una rutina solo para ver que no funciona.

Si esto te sucede, lo que primero que debes hacer es no darte por vencida. Debes saber que el proceso de cambiar tu cuerpo te llevará mucho más tiempo y esfuerzo de lo que crees, y no hay soluciones mágicas.

Hacer ejercicio te ayuda a reducir la grasa corporal, a prevenir enfermedades, a optimizar tu metabolismo y a mejorar tu aspecto y tu condición física. Sin embargo, hay que corregir algunos errores para sacarle el mayor provecho posible. ¡Pon atención!

¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

 

10 razones por las que haces ejercicio y no adelgazas

1. Porque no lo haces con regularidad

Es muy común que por tener un horario agitado, no nos demos el tiempo para hacer ejercicio con frecuencia.

Muchas veces, caemos en el error de solo ejercitarnos los fines de semana. Por desgracia, debo decirte que eso no sirve para nada.

Es necesario hacer ejercicio por lo menos tres veces a la semana o de lo contrario no obtendrás ningún beneficio. Es más, si solo te ejercitas uno o dos días a la semana, esto resulta contraproducente porque podrías lesionarte.

Si tu horario es demasiado complicado, adopta un tipo de ejercicio que puedas hacer en casa o en cualquier lado, como esta rutina rápida.

2. Porque no haces ejercicios de fuerza

Hacer zumba, spinning y subirte a la caminadora o la elíptica está muy bien, pero hace falta más que eso para ver una diferencia.

Es necesario hacer ejercicios de fuerza tres veces a la semana para que puedas reducir la barriga y las chaparreras. ¡Y me refiero a que levantes pesas! O por lo menos, a que hagas ejercicios con tu peso corporal.

Verás, si quieres adelgazar, tendrás que desarrollar masa muscular, lo cual hará que quemes más grasa y mejores tu metabolismo. No tengas miedo de convertirte en la hermana de Hulk, eso es imposible. Solo te digo que si quieres tener un cuerpo firme y delgado, tendrás que levantar esas mancuernas de una vez.

Puedes pedirle a un entrenador que te asesore sobre cuál es el peso adecuado para empezar. Prueba hacer una rutina de fuerza sencilla como esta.

¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

3. Porque no haces los ejercicios correctamente

Cuando estés haciendo una rutina, debes concentrarte en lo que estás haciendo y no distraerte platicando con las amigas. Debes adoptar una buena postura y realizar el movimiento como es indicado.

También debes realizar el movimiento completo o no te servirá para nada. Es decir, hay que bajar completamente, hay que subir las rodillas, hay que saltar, hay que levantar la pesa hasta arriba. Hacer los movimientos a medias, sin guardar la forma correcta, no funciona.

Para corregir tu técnica, puedes hacer ejercicio frente a un espejo, o grabar tus rutinas, o asesorarte con un entrenador profesional.

4. Porque tu rutina no tiene suficiente intensidad

Tal vez cuando empezaste con esa rutina quedaste bien adolorida, pero ahora ya no te hace ni cosquillas. O quizá empezaste y ni siquiera quedaste adolorida. ¡Como sea, es hora de cambiar! Una rutina de ejercicio debe requerir de cierto esfuerzo, o de lo contrario no funcionará.

¿Cómo sabes si el ejercicio que haces es adecuado? Es muy fácil: si puedes hacer 12 o hasta 15 repeticiones sin dificultad, entonces necesitas usar mancuernas más pesadas o de plano cambiar de ejercicio.

Si haces ejercicio de cardio, entonces deberías sentir que tu corazón late más rápido y que te quedas sin aliento. Si no es así, entonces requieres de una actividad más intensa.

Procura cambiar de rutina cada cuatro semanas para que tu cuerpo no se acostumbre al mismo esfuerzo. Por otro lado, ten cuidado de no sobrepasarte. Si seleccionas una mancuerna tan pesada o un ejercicio tan difícil que no puedas hacer ni 5 repeticiones con buena técnica, entonces busca una más ligera.

¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

5. Porque te tomas demasiados descansos

Lo ideal es que mantengas elevado tu ritmo cardíaco durante tu rutina de ejercicio, ya sea de fuerza o de cardio. Si te la pasas revisando tu celular o platicando con tus amistades mientras haces ejercicio, entonces no podrás mantener el ritmo. Esto no te ayuda.

Necesitas concentrarte mientras realizas tu rutina para mantener la intensidad y para poder hacer los ejercicios correctamente. Si tienes que tomarte un descanso a cada rato porque hay que esperar a que se desocupe la máquina, ponte a hacer algún movimiento mientras aguardas tu turno: flexiones, sentadillas, saltos, etc.

6. Porque no te das tiempo para recuperarte

Si tu rutina es intensa, entonces entrena un día y descansa al otro día. Si haces ejercicio todos los días, entonces descansa por lo menos un día a la semana. Tu cuerpo necesita reponerse después del esfuerzo.

Este descanso es crucial, ya que mientras descansas, tu cuerpo tiene tiempo de regenerarse, de repararse y de construir la masa muscular que necesitas para tener una apariencia firme y tonificada. Si nunca te tomas un día de descanso, te puedes lesionar seriamente.

¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

7. Porque no te alimentas bien

Si estás haciendo ejercicio, entonces necesitas nutrirte de forma adecuada. En realidad, aunque el ejercicio es crucial para mejorar tu condición física, tu alimentación es mucho más importante.

El ejercicio no te da permiso para comer cualquier cosa que se antoje. Más bien, debes comer alimentos que sean lo más nutritivo posible, como proteínas, verduras, frutas, leguminosas, nueces, semillas.

No consumas alimentos procesados, golosinas o antojitos, porque no le van a ayudar a tu cuerpo sino todo lo contrario. Si no te nutres adecuadamente, todos tus esfuerzos en el gimnasio serán inútiles.

¡Nada de irse a comer tus antojos después de la clase de zumba! Si necesitas más orientación, acude con un nutricionista.

8. Porque no ejercitas todo el cuerpo

Es clásico que si tienes barriga, quieras hacer solo abdominales. O que si tienes chaparreras, te concentres solo en ejercicios para piernas. La verdad es que eso no te va a servir.

Para ver resultados, necesitas ejercitar todo el cuerpo, no solo tus zonas problema. No es posible aplanar la barriga con puras abdominales, hay que trabajar todos los grupos musculares.

Aunque hagas cien abdominales todos los días, nunca te vas a quitar la panza a menos que adoptes un plan de ejercicio que sea de cuerpo completo, y que incluya ejercicios de fuerza y de cardio.

Lo que sí podrías hacer es trabajar las piernas un día, los brazos al día siguiente, y el abdomen al otro día. Pero si no tienes ni idea de cómo debe ser una rutina, consulta con un entrenador profesional.

¿Por qué hago ejercicio y no adelgazo?

9. Porque no planificas

Y hablando de rutinas, necesitas planificar lo que vas a hacer cada vez que vas al gimnasio. No puedes ir a ver qué está libre o a ver qué se te ocurre para ese día. Es necesario tener un plan a seguir.

Selecciona una rutina, ya sea de fuerza o de cardio, antes de empezar a ejercitarte. También es importante que lleves un registro de tus rutinas, de cuántas repeticiones hiciste, o de cuántos kilómetros corriste y en cuánto tiempo. Esto es necesario porque solo así sabrás si has progresado o no.

Es más, debes ponerte metas y cumplirlas. Por ejemplo, cuando empieces una nueva rutina, ponte como meta llegar hasta cierto número de repeticiones al cabo de cuatro semanas. Si logras cumplir esa meta, te darás cuenta de que en realidad has progresado y que tu cuerpo a tenido un cambio favorable. ¡Planificar lo es todo!

10. Porque haces algo que no te gusta

Si te cuesta trabajo ser constante con el ejercicio, es muy probable que no hayas seleccionado una actividad adecuada. Antes que nada, el ejercicio debe ser algo que te guste y que disfrutes, o de lo contrario no le pondrás esfuerzo y lo abandonarás.

Hacer ejercicio solo por hacerlo no te da resultados. Debes hacer ejercicio con ganas de ser mejor cada día, y eso solo se logra si es una actividad que puedas disfrutar.

Por ejemplo, a mí no me gusta salir a correr, así que eso no me funciona. Tampoco tengo facilidad para la danza, por lo que el zumba no me agrada. Y eso de golpear una pelota o jugar en equipo definitivamente no es lo mío. Por lo tanto, prefiero realizar actividades que pueda hacer sola, como el HIIT.

En tu caso, analiza qué es lo que más te gusta hacer y busca una actividad que te agrade. ¡El ejercicio no tiene por qué ser una tortura!

¿Te ha pasado que el ejercicio no te funcione? ¡Déjame un comentario!

Este blog es de opinión y experiencia personal y no debe tomarse como sustituto de la opinión profesional y experta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s